Quantcast
sábado, 5 diciembre 2020 19:48

16-18. Boswell simbolizó el triunfo de Steelers que se enfrentaran a Broncos

Cincinnati (EEUU), 9 ene (EFE).- El pateador Chris Boswell convirtió un gol de campo de 35 yardas a falta de 14 segundos del final del tiempo reglamentario y los Steelers de Pittsburgh vencieron a domicilio 16-18 a los Bengals de Cincinnati en partido de ronda de comodines de la Conferencia Americana (AFC).

El triunfo con suspense logrado por los Steelers les permite conseguir la primera victoria en la fase final desde que disputaron el partido por el título de la AFC en el 2010 el próximo rival serán los Broncos de Denver en la Ronda Divisional.

Boswell conectó su cuarto gol de campo del partido, que no ofreció un buen espectáculo deportivo, pero si grandes dosis de dureza, fallos y al final una autodestrucción sistemática de los Bengals.

El entrenador en jefe de los Bengals, Marvin Lewis, fue el que mejor definió lo sucedido en el terreno de juego del Paul Brown Stadium, de Cincinnati, donde se dio una asistencia de 63.257 espectadores.

“Nos hemos destruido a nosotros mismos tanto en ataque como en defensa”, declaró Lewis al concluir el partido que mandó de nuevo de vacaciones a los Bengals sin poder superar la primera ronda de los playoffs tras otro colapso monumental.

Los Bengals parecían estar en posición de conseguir su primera victoria de la fase final en 25 años antes que un balón suelto del corredor Jeremy Hill le diera a Pittsburgh una última oportunidad.

Los Steelers avanzaron hasta rango de gol de campo luego de un par de castigos de 15 yardas contra los Bengals, uno sobre el apoyador Vontaze Burfict y otro sobre el back defensivo Adam Jones, luego que Burfict golpeara al indefenso receptor abierto de los Steelers, Antonio Brown.

Boswell aprovechó al máximo el regalo y lo hizo con el gol de campo que cambió por completo el marcador final y la historia del partido, que dejó de nuevo cargados de frustración a los Bengals.

Después de 13 temporadas como entrenador en jefe, Lewis, sigue sin ganar su primer partido de playoffs frente de los Bengals.

Esta vez, fue más sufrido que de costumbre. Los Bengals se vieron blanqueados por los primeros tres periodos, antes de anotar 16 puntos en el cuarto final para ponerse en posición idónea para llevarse un triunfo, pero no supieron mantener el apoyo de equipo y volvieron a colapsar.

Antes de la acción de Boswell, el gran protagonista había sido el veterano mariscal de campo Ben Roethlisberger, de 33 años, que en la última jugada del tercer periodo se lastimó el hombro derecho.

Pero se recuperó lo suficiente para volver a dirigir la ofensiva de los Steelers y aportar la autoridad y liderazgo que les faltó a los Bengals.

Su experiencia hizo posible que aunque no podía lanzar con autoridad si utilizó su experiencia en el avance decisivo que definió con el último pase que le dio a Brown.

Roethlisberger completó 18 de 31 pases para 229 yardas, hizo un envío de anotación, no permitió ninguna interceptación, lo derribaron tres veces y colocó en 92,0 el índice de pasador.

El veterano mariscal de campo también protagonizó el envío que generó la atrapada más espectacular del partido por parte de su compañero, el receptor abierto Martavis Bryant, que capturó el balón con una sola mano por debajo de las piernas en una acción de auténtica acrobacia, que además fue de anotación.

Mientras que el mariscal de campo reserva de los Bengals, AJ McCarron, que salió el lugar del lesionado Andy Dalton, hizo su trabajo en el cuarto periodo cuando los Bengals remontaron una desventaja de 0-15, pero sus compañeros de ataque ni de defensa le ayudaron en la recta final.

McCarron completó 23 de 41 pases para 212 yardas, hizo un envío de anotación y le interceptaron otro, además de ser derribado tres veces y bajar a 68,3 el índice de pasador.EFE

Comentarios de Facebook