Compartir

Miguel Conceiçao

Lisboa, 23 dic (EFE).- Después de cuatro meses de competición, el Oporto de Julen Lopetegui entra en la parada navideña con un regalo anticipado: el liderazgo en solitario en Liga, algo inédito desde la llegada del técnico español a Portugal.

La victoria ante el Académica (3-1) el pasado fin de semana y la inesperada derrota (0-1) del Sporting de Lisboa en el campo del recién ascendido Uniao de Madeira permitió a los “dragones” ascender a la primera posición en la tabla con 36 puntos, uno más que los “leones”.

Ésta es la primera vez que el equipo se destaca en cabeza con Lopetegui, que tuvo que esperar 48 partidos para poder disfrutar de ese momento.

De hecho, el Oporto no ocupaba la primera posición en el campeonato luso en solitario desde la décima jornada de la temporada 2013-2014, todavía con su antecesor, Paulo Fonseca, en el banquillo.

El conjunto blanquiazul no pasaba unas Navidades al frente de la tabla desde la campaña 2010-2011, cuando André Villas-Boas dirigía a un equipo que acabó logrando cuatro títulos: Liga, Copa, Supercopa y Liga Europa.

El principal obstáculo para el Oporto en todo este tiempo tiene nombres y apellidos: Jorge Jesús, el técnico portugués que lideró al Benfica durante seis temporadas y que ahora dirige a un Sporting de Lisboa que, por primera vez en muchos años, compite de tú a tú con los otros dos “grandes”.

“Es siempre agradable estar en la primera posición, estamos más contentos en esta posición de lo que lo estábamos cuando éramos segundos, aunque aún tenemos mucho trabajo”, afirmó Lopetegui en su última rueda de prensa.

El técnico vasco tiene motivos para estar orgulloso de su equipo, ya que es el único imbatido del campeonato, con once victorias y tres empates en catorce jornadas.

En estos registros han tenido una contribución relevante varios de los refuerzos llegados al club este verano, con el único objetivo de poner fin a la sequía de títulos.

El fichaje de mayor relumbrón fue sin duda el del guardameta español Íker Casillas, titular con la selección española y el Real Madrid, convertido además en la transferencia más mediática de la historia de la Liga portuguesa.

Con Casillas bajo palos, el Oporto apenas perdió dos encuentros, ambos en Liga de Campeones, de un total de 23 duelos disputados entre todas las competiciones.

También se han erigido en refuerzos de peso los mexicanos Miguel Layún y Jesús Corona, titulares habituales en el once de Lopetegui.

Layún, lateral de 27 años, se incorporó en calidad de cedido por el Watford inglés y es indiscutible en el flanco izquierdo de la defensa.

Lanzador consumado de faltas y saques de esquina, comparte con el argentino Nico Gaitán, del Benfica, el título de mejor asistente del campeonato, con siete pases de gol.

Por su parte Corona, de 22 años, es ya una referencia del ataque blanquiazul tras ser fichado este verano procedente del Twente holandés por 10,5 millones de euros.

“Tecatito”, como es conocido, cuenta ya con seis goles en Liga en apenas nueve duelos, lo que le convierte en un ejemplo de efectividad.

A pesar de los buenos resultados en Liga y en la Copa de Portugal, la eliminación de la Liga de Campeones provocó las iras de un sector de la afición que ya ha mostrado su descontento con Lopetegui en las últimas semanas.

Estos hinchas culpan fundamentalmente al técnico por la derrota en Londres contra el Chelsea inglés (2-0 en Stamford Bridge), partido que relegó a los “dragones” a la Liga Europa.

La fortuna no sonrió en el sorteo al equipo portugués, que deberá jugar ahora contra los alemanes del Borussia de Dortmund.

Por el momento, la máxima preocupación en el club es el campeonato nacional, ya que después de las vacaciones el Oporto viaja a Lisboa para medirse al segundo clasificado, el Sporting, donde se juega perder el liderato o ampliar su ventaja. EFE