Compartir

Madrid, 19 dic (EFE).- Un testarazo de Gaizka Toquero en el estadio El Toralín, dio el triunfo ante la SD Ponferradina con el que el Alavés aprovechó el tropiezo del Córdoba, para asaltar el liderato de la Liga Adelante, al que se acercan Osasuna y Nàstic de Tarragona tras sus respectivos triunfos.

La diferencia de goles entre Alavés y Córdoba, empatados ambos en la cabeza con 33 puntos, devuelve el liderato al equipo vitoriano que no dejó escapar su oportunidad tras la derrota del equipo que comenzaba líder la decimoctava jornada el viernes en terreno del Elche (2-1).

Un cabezazo certero de Toquero a una falta lateral sirvió al Alavés para conquistar El Toralín (0-1) y romper la buena racha de local de la Ponferradina, que hasta la fecha no había sido derrotado en su estadio, donde tan sólo cedió dos empates.

Pero esta vez dejó imagen de impotencia ante un rival enlazado, que llega al primer puesto de la clasificación tras seis jornadas sin perder y que se aprovecho del bajón anímico de una Ponferradina que aún asimila la remontada copera que sufrió ante el Eibar.

También asciende en la clasificación hasta la tercera plaza y a tres puntos del ascenso directo a la Liga BBVA, el Osasuna, que conquistó con una segunda parte perfecta Los Pajaritos (1-3). Le impulsó el penalti fallado a los 24 minutos por Óscar Díaz, ante un Numancia que fue a menos.

Aitor Buñuel abrió el camino del triunfo en su estreno goleador con el primer equipo de Osasuna a sus 17 años. El joven de Tajonar remató un buen centro de Nino. Unai García de un nuevo testarazo y el esloveno Matej Pucko sentenciaron el duelo para devolver a la senda del triunfo al conjunto rojillo cuatro jornadas después. Deja al Numancia tocado, viendo como la zona peligrosa se acerca a dos puntos tras aumentar a seis las jornadas sin conquistar un triunfo.

En zona de promoción vuelve a estar el Nàstic que se impuso en un duelo directo de la zona alta con el Real Zaragoza. Perdonaron los maños un penalti lanzado por Alfredo Ortuño para igualar el tanto inicial del marfileño Jean Luc Gbayara.

Tras dos jornadas sin saborear el triunfo, el partido se le puso de cara a un Nàstic que supo jugar sus bazas. Entregó el mando al Zaragoza y lo derrotó con velocidad al contragolpe. Fali y José Naranjo dejaron en nada el intento de reacción del conjunto visitante con el gol de Isaac Carcelén en la recta final del duelo (1-3).

Por último, el Mallorca dejó escapar tres puntos de oro que le habrían permitido salir de la zona de descenso con un grave error defensivo. En el minuto 90 Kiko Olivas castigó la falta de puntería del conjunto balear, que se había adelantado en el marcador con gol del central argentino Lucas Aveldaño.

El séptimo empate del Mallorca y el mismo número de derrotas, impiden la reacción esperada con Pepe Gálvez. Tenía tres partidos del presidente, Utz Claassen, para mejorar los números Albert 'Chapi' Ferrer. Su balance: una victoria, un empate y una derrota dejan todo en el aire en un club sin estabilidad. EFE