Compartir

Ricardo Molinelli

Madrid, 15 dic (EFE).- El tercer título europeo de la selección española de baloncesto, liderada por un majestuoso Pau Gasol, y una temporada de ensueño del Real Madrid en la que ganó todos los títulos que disputó conforman las gestas históricas escritas con letras de oro en el año 2015.

El equipo español de baloncesto resurgió en el Eurobasket 2015 cuando muy pocos contaban con él. El lastre por las ausencias de jugadores vitales como Marc Gasol, uno de los tres mejores pívots del mundo, Juan Carlos Navarro, Ricky Rubio, José Manuel Calderón o Serge Ibaka, pareció mayor que la vuelta de Pau Gasol y de Felipe Reyes junto a Sergio Scariolo como seleccionador.

En Berlín, donde la selección jugó la primera fase, se vivieron momentos de zozobra. La derrota inicial ante Serbia (70-80) y la de la tercera jornada ante Italia (98-105) dejaron tocado a un equipo que sobrevivió jugando en el abismo en la victoria (77-76) ante la anfitriona, Alemania.

Ya en Lille (Francia), y tras superar a Polonia en los octavos de final (80-66) con 6/7 en triples de un Pau Gasol con problemas físicos, llegó Grecia, invicta y con uno de sus mejores equipos en la última década, en los cuartos de final. Fue el primer muro que superó España (73-71) casi contra pronóstico.

Las semifinales ante Francia, verdugo de los españoles en el pasado Mundial en Madrid, en el estadio Pierre Mauroy con 26.922 hinchas locales y en un ambiente enfervorizado con un chovinismo extremo, pareció ser la última etapa española.

Ahí surgió de nuevo un Pau Gasol imperial para hacer magia, anotar 40 puntos y con la ayuda de un equipo en el que sobresalieron las aportaciones de Sergio Rodríguez, Felipe Reyes, Rudy Fernández, también lastrado por problemas en la espalda, y Víctor Claver ganar en la prórroga (80-75) a un equipo de ensueño como el francés, con Tony Parker, Nicolas Batum, Joffrey Lauvergne, Boris Diaw, Rudy Gobert y Evan Fournier, todos con presente NBA, más Nando De Colo y Mickael Gelabale también con pasado 'pross'.

Además del premio de la victoria, de la revancha y de asegurar medalla, España consiguió con este triunfo plaza directa para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Ya en la final y ante Lituania (80-93), la selección española no dejó pasar la oportunidad y con su tercer título escribió una nueva página de oro en el gran libro del baloncesto europeo.

El Real Madrid firmó la mejor temporada en sus más de ochenta años de historia. Lo ganó todo, Liga, Copa del Rey, Supercopa y Euroliga, título que llegó veinte años después de la última conquista europea.

En la Supercopa, disputada en Vitoria, el Madrid ganó la final al Barcelona por 99-78 con Sergio Llull como el jugador más valioso. La Copa del Rey tuvo a los mismos protagonistas en la final de Las Palmas y el mismo vencedor, el Real Madrid por 77-71, con Rudy Fernández como el jugador más destacado.

La Euroliga fue el siguiente título en llegar a las vitrinas del estadio Santiago Bernabéu. El 17 de mayo, después de 20 años sin tocar la copa de Europa y de dos finales anteriores en las que no pudo culminar, el Madrid, en casa, ganaba al Olympiacos griego por 78-59 con el argentino Andrés 'Chapu' Nocioni siendo nominado como el jugador más valioso.

Para cerrar el póquer de títulos llegó la Liga, la número 32 en el historial de los madridistas, que llegó otra vez ante el Barcelona y con un 3-0 por la vía rápida. Felipe Reyes fuel el mejor jugador de la temporada regular y Sergio Llull el de la final. Lo coparon todo. EFE