Compartir

Tegucigalpa, 14 dic (EFE).- El expresidente de Honduras Rafael Leonardo Callejas (1990-1994) se enfrentará a la justicia de EEUU, donde viajó voluntariamente hoy tras ser acusado de corrupción ligada al caso de la FIFA y después de que Washington solicitará su extradición.

Callejas, de 72 años, viajó hoy lunes en “un vuelo privado” a Nueva York, donde tiene previsto comparecer entre hoy y mañana ante un juez de esa ciudad, dijo en Tegucigalpa su abogado defensor Tito Hernández.

El expresidente hondureño figura entre las 16 personas, 15 de ellas altos cargos y exdirectivos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), acusados el pasado 3 de diciembre por la fiscal general estadounidense, Loretta Lynch, de “secuestrar” al deporte para enriquecerse durante 24 años.

Callejas está acusado de los delitos de “conspiración para lavar activos y conspiración para hacer operaciones bancarias”, y se entrega a las autoridades de EEUU por recomendación de sus abogados de Honduras y Estados Unidos para evitar “un proceso más largo” y su extradición a ese país, explicó Hernández.

La entrega de Callejas se hizo en “coordinación muy precisa con la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa y sus diferentes agencias”, así como con su equipo de abogados, afirmó por su parte el canciller de Honduras, Arturo Corrales.

Corrales explicó que el exgobernante viajó “por voluntad propia” para enfrentarse a un proceso “en debida forma” en Estados Unidos, que en 2006 le revocó el visado de entrada a ese país, donde estudió economía agrícola.

Entonces, la Embajada estadounidense en Tegucigalpa indicó que a Callejas le habían revocado el visado debido a que la ley de ese país permite a sus autoridades “negar la entrada a personas por corrupción oficial pública”.

En declaraciones a la radio HRN de Tegucigalpa, el jefe de la diplomacia hondureña aseguró que el Gobierno de su país “no presionó bajo ninguna forma” a Callejas, quien partió en un vuelo privado pagado, según Corrales, por “un grupo de amigos que decidieron que era la mejor forma de colaborar con el expresidente”.

Para Corrales, la decisión que tomó el expresidente fue “lo correcto” y “la mejor forma de dilucidar estas situaciones”, una opinión que también comparte el diputado hondureño opositor Jorge Cálix.

“Entregarse es lo mejor que pudo haber hecho, era la mejor salida, ya que exponerse a un proceso acá era alargar su agonía y exponerse a ser extraditado”, subrayó Cálix, diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda).

En declaraciones a los periodistas, enfatizó que este caso demuestra que Callejas “compró impunidad por más de 20 años y cartas de libertad” en Honduras, pero en Estados Unidos “lo están tratando como un criminal común y corriente”.

La corrupción también salpicó a Callejas cuando gobernó el país de 1990 a 1994, ya que fue acusado durante la Administración de Carlos Roberto Reina (1994-1998), pero se defendió en los tribunales, que en 2009 le ratificaron 16 cartas de libertad.

La petición de extradición de Callejas a EEUU iba ser revisada está semana por la magistrada Edith María López.

El portavoz de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, Melvin Duarte, dijo hoy lunes a los periodistas que el expediente sobre la extradición de Callejas seguirá “abierto” hasta que ese poder del Estado reciba “la notificación oficial” de su entrega.

Callejas cesó en agosto pasado como presidente de la Federación Nacional Autónoma de Fútbol de Honduras (Fenafuth) tras doce años, periodo en que la selección nacional de fútbol se clasificó para el Mundial de Sudáfrica 2010 y el de Brasil 2014.

Fue relevado del cargo por Alfredo Hawit, uno de sus colaboradores más cercanos y que el día 3 de diciembre fue detenido en la ciudad suiza de Zúrich como supuesto implicado en el caso de corrupción de la FIFA.

Hawit, que además era presidente de la Confederación Norte, Centroamérica y del Caribe de Fútbol (CONCACAF) y uno de los vicepresidentes de la FIFA, sigue detenido.

Según las denuncias que han trascendido, Callejas y Hawit recibieron en 2012 unos 600.000 dólares de la empresa Media World como soborno para ceder los derechos de comercialización y televisión de la selección de Honduras que participó en el Mundial de Brasil 2014. EFE

ac/gf/cho