Compartir

Juan José Lahuerta

Madrid, 12 dic (EFE).- La superioridad de Alemania en el grupo C, donde la selección de Joachim Löw es la clara favorita para alcanzar en la primera posición los octavos de final de la Eurocopa, se verá amenazada por las figuras de Robert Lewandowski y Andriy Yarmolenko, figuras de Polonia y Ucrania, respectivamente, que lucharán junto a la débil Irlanda del Norte por plantar cara a los germanos.

La vigente campeona del mundo en Brasil 2014 no debería tener ningún tipo de problema para pasar la fase de grupos. Sus rivales, a priori, son menores, aunque tienen figuras en sus filas dignas de reseñar y que siempre pueden poner en aprietos al rodillo alemán.

Löw dirigirá a un grupo de jugadores que se conocen de sobra. El grupo que ganó en Brasil sigue siendo casi el mismo, con alguna pequeña variante, como la de Ilkay Gündogan, que ahora suele acompañar en el centro del campo a Toni Kroos, y sin nombres como los de Mertesacker, Lahm o Klose, ya fuera de la “Mannschaft”.

Alemania tendrá pocas variantes arriba, prácticamente Thomas Müller será la gran referencia, pero en el resto de líneas asusta con jugadores de calidad contrastada como la del portero Manuel Neuer, los defensas Mats Hummels y Jérome Boateng o los centrocampistas Mesut Özil, Marco Reus y Mario Götze.

El cuadro de Löw es todo un arsenal de recursos al que el resto de selecciones tendrá que hacer frente con individualidades, como la de Robert Lewandowski, que, con Polonia, sacó un billete junto a Alemania en el grupo D de la fase de clasificación.

Lo hizo de forma brillante, para encadenar su tercera Eurocopa consecutiva tras las de Polonia y Ucrania 2012 y Austria Suiza 2008. Incluso llegó a ganar 2-0 a Alemania en uno de los dos partidos a los que se enfrentó al cuadro de Löw.

Lewandowski, uno de los jugadores más en forma de Europa, será la mayor amenaza para el resto de equipos, que también deberán tener en cuenta a Grzegorz Krychowiak y a Jakub Blaszczykowski. El crecimiento de ambos en el centro del campo y la sabiduría del técnico Adam Nawalka, que ha conseguido que Lewandowski rinda al nivel del Bayern, componen una opción interesante en el grupo C.

Igual de temible es la dupla que forman en Ucrania Yarmolenko y el sevillista Yevhen Konoplyanka. Ambos, uno en cada banda, representan el mayor peligro de un combinado que necesitó la repesca para llegar a la Eurocopa. Sin embargo, el nivel baja en el resto de jugadores.

Aún así, la presencia de Yarmolenko, que no ha podido salir del Dinamo de Kiev pese a que ha sido pretendido por clubes importantes como el Chelsea, y el crecimiento constante de Konoplyanka, serán argumentos suficientes para que Ucrania pueda postularse como alternativa a Alemania.

La cuarta en discordia, Irlanda del Norte, ya celebró su pase a la fase final como un premio. Con permiso de las selecciones de 1982 y 1986, que jugaron los mundiales de España y México, la generación que dirige Michael O'Neill ya ha hecho historia tras llegar por primera vez a la competición.

El técnico norirlandés confiará en la fuerza de un grupo y en un futbolista: Kyle Lafferty. El jugador del Norwich es la gran estrella de Irlanda del Norte y, sus siete goles en la fase de clasificación, representan la esperanza para todo un país que desea dar una sorpresa ante la todopoderosa Alemania y las candidatas Polonia y Ucrania. EFE.