Compartir

Había que sumar y alejar la confianza excesiva. Dicho y hecho. Y es que el BATE ya ganó a la Roma y no era cuestión de permitir algo similar. Lo lograron los blaugranas no con un gran juego sino con un partido inteligente en el que apretaron a rachas buscando abrir la lata y, cuando lo lograron, tuvieron el temple necesario para buscar la sentencia sin dejar nunca desprotegida su espalda.

Con el BATE Borisov encerrado atrás y buscando las contras, el Barça supo leer bien la situación y no se volcó al ataque sino que intentó jugar por el centro. El centro del campo movió el balón más lento, más predecible, pero sin dudar y sin arriesgar. Con paciencia y evitando pérdidas que permitieran contras del rival.

Empezó muy fuerte el Barça, con dos disparos de cierto peligro en las botas de Neymar y de Sergio Busquets, más avanzado esta noche al jugar Mascherano de mediocentro. También Suárez lo probó, pero era Neymar quien tenía más peligro en sus botas. El brasileño llegaba de marcar cuatro goles al Rayo Vallecano en la Liga BBVA y esta vez escogió el traje de asistente, dando los dos goles a un Ivan Rakitic que fue clave pese a empezar en el banquillo. El croata salió ante las molestias de Sergi Roberto y tuvo un protagonismo inesperado, con dos buenos goles que dieron el triunfo.

El Barça no se ponía nervioso pese al 0-0 con el que se llegó al descanso. La apuesta del BATE iba cobrando forma, pero Neymar tenía pensado irse con los tres puntos hacia Barcelona. El brasileño encontró esta vez en Rakitic a su compañero rematador. Primero, en el minuto 48, Neymar aprovechó un desmarque de Suárez hacia fuera para internarse, vio bien a Rakitic y éste controló con la derecha y engatilló un fuerte disparo a la escuadra que hizo inútil la reacción de Chernik. Yla puntilla llegó en el minuto 64 con el segundo gol de Rakitic, que la levantó sutilmente con el exterior de su bota derecha por encima de Chernik tras una buena asistencia, otra, de Neymar, que le vio llegar desde atrás y le puso el balón en el lugar preciso para que el croata se pensara, y con criterio, cómo superar al portero bielorruso.

Neymar tuvo opciones de marcar su gol para cerrar el partido, pero estuvo ahí desafortunado. Además, en los últimos minutos el BATE Borisov endureció el partido y el brasileño fue el blanco de las iras. El partido sirvió para ver el debut del centrocampista canterano Gerard Gumbau en la 'Champions', para consolidar el liderato y, de momento, el único aporte negativo es la posible lesión de Sergi Roberto.