Compartir

Ha sido la voz que ha contado lo que pasaba en la cancha. Reconoce que al principio le afectaban las críticas que recibía por Twitter, ahora entiende que no le puedes gustar a todo el mundo.

Siendo fiel a la verdad, yo veo el basket por socializar, ¿sabes?

Eso está muy bien, es una excusa para juntarse. Los ultraortodoxos me critican porque no hago la clásica narración solo para los expertos de baloncesto. Me gusta llegar a la gente que no sigue los partidos habitualmente, quiero ganarme también a la gente que no le gusta el deporte.

¿Te has sentido atacado?

No. Llevo desde el año 83 narrando baloncesto y siempre que si de algo me siento orgulloso y creo que lo que hago más o menos bien es narrar. El año pasado al principio me preocupó un poco cuando hicimos el Mundial, de pronto en el primer partido contra Egipto me llegaron un aluvión de críticas en Twitter, incluso cometí el error de entrar un poco al trapo. JJ Santos, que es amigo mío, me dijo: Siro, hemos tenido 3 millones de espectadores en el día de hoy, ¿qué significa tener 500 personas no estén de acuerdo con tu narración?

Seguro que has leído alguna crítica que te haya hecho hasta gracia. Confiesa.

(Risas) ¡Claro! Soy muy irónico y bastante bromista por lo que acepto que los demás me puedan vacilar. Hay un jugador griego que juega en la NBA que se llama Antetokounmpo y yo le llamé “Antetokubo”. A partir de ahí me mandaron tuits con la cabeza tapada con un cubo, en fin… Luego lo expliqué. Le pregunté con un periodista griego que es amigo mío desde el año 87 y me dijo que se decía así. No contento con esto hablé con el seleccionador de Grecia y también me lo dijo. Fíjate que antes de comenzar lo comenté con Pepu Hernández, le dije que se iba a liar y efectivamente, a los 5 minutos ya me hicieron Trending Topic.

Pero en esta final te quitó el protagonismo la reportera que tuteó al Rey Felipe VI.

Estaba sufriendo mucho porque estaba escuchando la entrevista y sentía la impotencia de no poder avisarla. Esto es fruto de los nervios, María Victoria es consciente del trato que hay que dar al Rey pero con los nervios… De hecho, ella se da cuenta sin que nadie le diga nada, comienza con el tuteo y luego a la tercera pregunta comenzó a tratarle de usted. Yo estaba sufriendo, chirriaba un poco, ¿no? Fue un lapsus, quizá la gente se quede con eso y no con el magnífico trabajo que ha hecho al final del partido con todos los jugadores o que trabajaba 17 horas de las 24 que tiene el día.

¿Y ella cómo se lo ha tomado?

No he hablado con ella porque nosotros dormimos en Bruselas y ella volaba al día siguiente con el equipo. Pero bueno, ella es muy positiva con lo cual se lo tomará pues como un lapsus que tuvo. Twitter tiene sus cosas positivas pero a veces las críticas son demasiado crudas.

¿A quién meterías de cabeza en el aro de la canasta?

En positivo a Pau Gasol porque nos ha hecho felices a todos y es uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia. Y en negativo a todos los que no tienen cintura para respetar las opiniones de los demás, no entienden que puedes pensar diferente y que no por ello no eres ni más bueno, ni más malo.

En la celebración veíamos a todos cantando, sonriendo… Todos menos al entrenador, ¿Scariolo siempre es tan serio?

Sí, es bastante serio. Es un tipo que no expresa mucho sus sentimientos, es un italiano atípico. No refleja mucho sus emociones, ni en lo positivo, ni en lo negativo. Te diría que los momentos de enfado los expresa más que los buenos.

¿Qué lee un periodista deportivo?

Leo mucho y de todo. Voy por épocas, a veces me da por las biografías y ahora estoy leyendo mucha novela negra.

¿Me estás diciendo que la leyenda de que los de deportes solo leen diarios deportivos es mentira?

Hombre, yo leo de todo. Desde un montón de periódicos digitales a El País y As, de los que soy abonado. Cuando estaba en televisión lo primero que leía eran las audiencias y después todo lo demás. Esto es una leyenda negra, en el periodismo deportivo hay de todo, hay gente que estás más interesada en lo que pasa en el mundo, otros que no… Siempre hago esta broma aunque hay quien aún no la interpreta bien, siempre digo que llevo viviendo del cuento 37 años. Lo que quiero decir es que vivo de algo que es mi hobby y me pagan por ello.

¿Va a jugar Gasol en los JJOO de Río de Janeiro?

Sí, estos y a este paso jugará los siguientes en Tokio. Tendrá la edad que tenga, pero no le pondría ninguna barrera, los jugadores de basket son bastante longevos en sus carreras. No sería una sorpresa que Pau con lo que se cuida pudiera ir a Tokio. De momento lo tenemos en Río al 100%

Tras la final te quitas el polo, dejas el micro, ¿qué es lo que hiciste?

Volar.

¿Y ya? ¿Ni una copita de celebración?

Otras veces sí nos unimos a la fiesta, pero también depende un poco de la edad. Por ejemplo, en mi primera época de Antena 3 de radio era de la generación de jugadores como Fernando Martín, Iturriaga o Solozabal… estábamos muy cercanos en edad.

¿Quieres decir que te ves viejo para ir con ellos?

(Risas) Hombre, la diferencia generacional es amplia, por eso no hay ese grado de amistad que había antes. Para ellos tú eres mayor, ellos son jóvenes, te ríes… Tengo mucha relación con Felipe Reyes porque somos vecinos y es un tío encantador pero no es la misma relación que antes. En este caso no se dio el hecho de tomar nada y celebrarlo.

Pero vamos, lo que haces es quitarte los cascos y relajarte porque vives en mucha tensión.

Al final se te escapó una lagrimilla y todo.

Sí, y mira que intenté mentalizarme, pero soy muy emotivo para estas cosas. No me gustan las escenas para que no parezca que estoy montando el número, solo quería despedirme con Andrés Montes que ha sido un tipo muy admirado y con el que he trabajado durante 14 años, teníamos un montón de vivencias y siempre me acuerdo mucho de él. Si estuviera aquí “El Negro”… pienso siempre. Quise acabar diciendo: “La vida puede ser maravillosa pero contigo, Andrés, hubiera sido más divertida”. Pero… no pude.

¿Te pega ponerte por las mañanas a Julio Iglesias?

No, mira tú… Soy muy abierto a todo, si te enseño mi Spotify verás que tengo a Joan Manuel Serrat, pero para ducharme soy muy de los Rolling Stones o de Loquillo. Si me preguntas quien cantaba “El romance de la Reina Mercedes”, pues también lo sé.

¿Quién lo cantó?

Pues muchas, pero me quedo con la gran Concha Piquer. Intento ser muy abierto, me gusta mucho el rock, la canción protesta de Lluís Llach o Fito y Fitipaldis que tiene la mejor banda de este país. Jaime Urrutia, que es amigo mío, también me gusta María Dolores Pradera. La música es para cada momento, a veces escucho a Chavela Vargas y mi mujer me regaña porque pongo demasiadas canciones de ella. Llevo de todo, debo ser un bicho raro… Intento ser bastante respetuoso en la música y en la vida, no me considero una persona carca.