Compartir

Javier Mascherano defraudó 1,5 millones de euros a Hacienda con la cesión de sus derechos de imagen a empresas extranjeras. Después de los problemas con el fisco de Leo Messi, a juicio por defraudar 4,1 millones en concepto de IRPF, llega el turno para otro argentino y otra pieza clave del Barcelona. El jugador, según publica el diario El País, evitó en 2011 y 2012 declarar ingresos derivados de la explotación de sus derechos de imagen, por lo que no abonó la parte de IRPF que le correspondía.

Las investigaciones de la Agencia Tributaria revelaron que el fraude se realizó a través de dos estructuras societarias, en Madeira y Miami, que el futbolista creó cuando jugaba en el Liverpool y conservó tras su llegada al Barça. Las cantidades defraudadas por el argentino ascienden a 587.822 euros en 2011 y a 968.907 euros en 2012. 

¿Cuál es la diferencia en las actuaciones de los dos jugadores argentinos? Mascherano, a diferencia de Messi, ha asumido la responsabilidad de los actos denunciados. Por su parte, Messi tendrá que pasar por el banquillo de los acusados, tras considerar la Audiencia de Barcelona que hay indicios de que la estrella azulgrana se benefició de un entramado societario con el que defraudó a Hacienda 4,1 millones de euros en concepto de IRPF. El astro  de Rosario echó balones fuera culpabilizando a su padre de las gestiones.