Compartir

Usain Bolt revalidó el título mundial de Moscú 2013 y ya acumula 9 oros en Campeonatos del Mundo en una pista fetiche en la que agrandó aún su leyenda hace 7 años. Con su mejor marca personal de la temporada, 9,79, superó en una sola centésima el favoritismo de Justin Gatlin (9,80) y al canadiense Andre de Grasse y el estadounidense Trayvon Bromell, que compartieron el bronce.

No importó que estuviera cerca de quedarse fuera de la final por una mala salida en las semifinales, sus problemas físicos durante el curso ni la mejor marca de Gatlin, con 9,77, en la penúltima ronda, ya que el 'Rayo' Bolt reivindicó su trono, sacó su talento y superó al estadounidense, que se quedó sin aire en los metros finales.

Con esta victoria, el legado de Bolt no tiene límites -seis medallas olímpicas y nueve en campeonatos del mundo- y ataja las dudas que había sembrado con su estado físico respecto a que pueda repetir su hegemonía en la próxima cita olímpica en 2016 en Río de Janeiro.

Bolt fue mejor que Gatlin en los tacos de salida -0.159 frente a 0.165 el tiempo de reacción- y llegó con algo de ventaja hasta los 80 metros, línea en la que el norteamericano parecía que podía remontarle, pero echó el cuerpo muy hacia delante y sus piernas no tuvieron el oxígeno suficiente para evitar la sorpresa.

Mientras hacía su gesto característico del 'rayo', Trayvon Bromell, que entró por tiempos, y De Grasse, con marca personal de 9,92, celebraban el bronce y los veteranos Tyson Gay y Asafa Powell se consolaban con su sexto y séptimo puesto en una final atípica con 9 velocistas.