Compartir

Pese a que parece que el Real Madrid centra todos sus esfuerzos- una vez cerrada la renovación de Sergio Ramos- en culminar el fichaje de David De Gea, el club blanco tiene garantías (y sobra) en la portería.

Durante la final de la Internacional Champions Cup– que disputaba el conjunto madridista ante el Milán- los dos porteros que pelean por la titularidad, Keylor Navas y Kiko Casilla, se han erigido en los principales protagonistas del partido.

Especialmente destacada ha sido la actuación del exportero del Español, que ha sido el encargado de mantener con vida al Real Madrid en el partido después de amargar la noche a Bacca, el exjugador del Sevilla, que se topó con dos intervenciones espectaculares del guardameta, más dignas del 'Santo de Móstoles' que del actual meta del equipo blanco.

Casilla se convirtió también en el héroe de la tanda de penaltis del partido, ya que después de anotar con una tranquilidad pasmosa su lanzamiento (sí, tuvo que llegar a lanzar porque se tiraron diez penaltis y la cosa seguía igualada), el portero madridista adivinaba la intención a Donnarumma, el adolescente meta del Milán de 16 años que veía como la presión que había pasado desapercibida durante el partido recaía de un solo golpe en él.

Pase lo que pase- llegue o no De Gea al Madrid- Benítez tiene las cosas difíciles. No preocupado ya por las múltiples variantes del cuadro blanco en ataque, ahora deberá pensar que es lo mejor para el equipo en la portería. La competencia, como dicen, siempre es buena…