Compartir

Gaizka Garitano, entrenador del Eibar, es el protagonista indiscutible de la última jornada de liga del fútbol español, junto con el jefe de prensa del Almería. Y es que plantó la rueda de prensa posterior al partido que había perdido contra los andaluces porque un periodista local estaba protestando, de muy malas maneras, por contestar en euskera a preguntas hechas en esa lengua.

La comparecencia comenzó con una pregunta hecha en euskera, respondida también en esta lengua, y levantando revuelo entre los periodistas almerienses. El entrenador donostiarra prosiguió contestando a otra formulada también en esa lengua y las quejas eran cada vez más potentes. “¿Pasa algo o qué?”, preguntó Garitano, antes de levantarse y dejarles totalmente plantados.

El jefe de prensa del club almeriense les espetó su actitud hacia el técnico diciéndoles que cuando el Barça les visita las preguntas también se hacen en catalán.

Las redes sociales han cargado duramente contra estos periodistas llamándoles incultos y tachándoles de ignorantes. Algo parecido ocurrió hace unos años con Raül Agné, técnico del Girona, que abandonó la rueda de prensa porque le reprocharon que contestara en catalán a las preguntas en catalán, algo que explicó que era normal ya que si se las hacían en inglés, las contestaría en inglés.