Compartir

Algo más que una colleja. En la derrota del Jacuipense ante Juazeirense, el centrocampista brasileño Meidson Maciel perdió los estribos y le propinó un golpe por detrás al árbitro de ese partido, que cayó al suelo. No es de extrañar ya que la maniobra más parece de un luchador de la WWF. La Federación Brasileña analiza una dura sanción, cercana a los 12 meses de inactividad.

Su equipo acabó perdiendo ese partido por 3-1 y él no hizo sino contribuir al a derrota por su violenta protesta al colegiado que convirtió en un saco de sparring de boxeo. Y es que, como es lógico, fue expulsado.