Compartir

Ángel María Villar ha tenido un lapsus increíble a la par de intrigante. El despiste del presidente de Real Federación Española de Fútbol (RFEF) puede que sea uno de los más gordos de los últimos tiempos en el mundo del fútbol. “¿Qué tal está tu padre?”, le ha preguntado a Gil Marín, hijo de Jesús Gil, fallecido en el año 2003.

Doce años han pasado desde que se anunciara la muerte del expresidente del Atlético de Madrid, aunque una creencia popular muy extendida apunta a que se marchó del país para no ser juzgado. Y ahora son muchos más quienes lo creen así. Gil Marín respondió con un “bien” y ahí se quedó el asunto.

El saludo incómodo fue captado por las cámaras de La Sexta mientras grababan el momento en el que se apretaban las manos Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español y Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid. La polémica y las risas están servidas.