Compartir

La plantilla del Real Madrid abandonó el Vicente Calderón muy dolida tras la dolorosa derrota en el derbi madrileño. Un baño, en el marcador y en el terreno de juego, que quiso olvidar Cristiano Ronaldo en su fiesta de cumpleaños.

El portugués alcanzaba esta semana la treintena y organizó, antes del partido, la que sería su gran fiesta de cumpleaños. Quizás no esperaba perder ante el Atlético de Madrid, o al menos no de esa manera, pero lo cierto es que CR ahogó sus penas cantando junto a su amigo Kevin Roldan.