Compartir

La luchadora de UFC Leslie Smith pasó por uno de los momentos más sangrientos y desagradables de su carrera como profesional. Durante una pelea en México contra la también luchadora Jessica Eye, la oreja de Smith quedó colgando tras un golpe de Eye.

Todo ocurrió en el primer asalto cuando Eye golpeó su cabeza y su oreja 'explotó' y comenzó a sangrar. En ese momento los médicos pararon el combate y examinaron la lesión, por la cual determinaron que se acabara la pelea.

Jessica Eye fue declarada como ganadora por nocaut técnico. Tras ser retirada del rin, Smith declaró que vio algunas fotos y aprecia que los médicos la protegieran al ordenar suspender el combate.