Compartir

Michael Schumacher sigue debatiéndose, desde ya hace unos años, entre la vida y la muerte. El siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 se encuentra recuperándose en la vivienda que tiene la familia en Gland (Suiza), una casa de lujo en la que se invierten cerca de 130.000 euros a la semana para que todo se encuentre en regla.

Sin embargo, la situación podría no servir de nada. Así de rotundo se ha mostrado el exdelegado médico de la Fórmula 1, Gary Hartstein, que ha explicado en una reciente entrevista al diario británico 'Daily Mail' que ha destacado que el piloto tiene bastante complicado de salir de esta situación.

No puedo ayudar pero creo que si Schumacher estuviera inmerso del todo en el estado de mínima consciencia nos habrían comunicado que habría tenido problemas de expresión (…). Todo esto me deja un sabor amargo en la boca y una gran tristeza para la familia de Michael Schumacher“, explica en la entrevista publicada el pasado fin de semana. 

Hartstein, además, asegura que “con el paso del tiempo es menos probable que el piloto alemán pueda expresarse de forma significativa.“Ahora el mundo se encuentra en la etapa del largo adiós a Michael. La esperanza de vida es de entre unos pocos meses y varios meses”, justificó el doctor.

Una versión de los hechos que contrasta y mucho con la que tienen en el entorno de Michael Schumacher. Y es que recientemente Sabine Kehm, manager del piloto alemán, anunciara que 'el Kaiser' ya no se encontraba en coma y que “estaba empezando un largo proceso de recuperación”.