Compartir

El padre del piloto francés Jules Bianchi, Philippe, aseguró este martes que su hijo está “grave pero estable tras el accidente que sufrió el pasado 5 de octubre durante el Gran Premio de Japón. Philippe asegura que “no se rinde” y confía en que saldrá vencedor de “la carrera más importante“. 

Philippe Bianchi se mostró esperanzado desde el hospital de Yokkaichi, en la ciudad japonesa de Mie, lugar donde el francés permanece hospitalizado y donde ha sido sometido a diversas operaciones. El piloto sufrió graves lesiones en la cabeza tras chocar con violencia contra una grúa que retiraba otro vehículo accidentado.

Según publica La Gazzeta Dello Sport, Philippe asegura que los médicos hablan de “milagroy dicen que “nadie nunca había sobrevivido a un accidente tan grave”.

Philippe cuenta que está viviendo “una pesadilla” en el hospital, debido a la situación y a que no llega a entenderse bien con los médicos que asisten a su hijo. “Aunque son muy amables, no saben responder a mis preguntas, a pesar de que dicen que saben inglés“. 

A pesar de que este accidente ha dejado “destruida” la vida de su familia, el padre del piloto cuenta que mantienen la esperanza y tienen como referente a Michael Schumacher. “También con Schumacher pasaron meses antes de que saliera del coma, y ahora he leído que incluso el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Jean Todt, espera que pueda tener una vida casi normal. Espero poder decir lo mismo algún día”, declaró.

Por último, Philippe ha agradecido el apoyo recibido por compañeros de parrilla, equipo y seguidores de su hijo, así como otros pilotos de MotoGP.