Compartir

El centrocampista ha sido el gran protagonista de la Roma en el primer tiempo, en el que dio el pase del primer gol a su compañero Destro (minuto 9) y ha firmado el segundo solo tres minutos después. Tan brillante fue su partido, que el jugador emprendió una veloz carrera hacia la grada y subió por las escaleras para dirigirse a la localidad donde se encontraba su abuela presenciando el encuentro. El futbolista se fundió en un cariñoso abrazo con la anciana, que se mostró emocionada.