Compartir

El británico superó a los dos pilotos de Red Bull, Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo, para sacar tres puntos a Rosberg a falta de cinco carreras. El piloto español de Ferrari, Fernando Alonso, fue cuarto, mientras que Felipe Massa fue quinto con su Williams.

Al igual que en Monza, otro 'regalo' inesperado de su compañero hoy le ayudó en el triunfo final y a recuperar esa primera plaza que no gozaba desde el pasado Gran Premio de España en mayo Y es que el alemán sufrió una avería en su volante, ya desde antes de que se abriera el 'pit lane' 30 minutos antes de la carrera y no pudo engranar la primera marcha en la parrilla de salida, con el volante bloqueado en la posición Neutral

Tras 14 se retiró y enttregaba en bandeja el Gp a su compañero de equipo,  un Lewis Hamilton que tenía la victoria tan sencilla que ni apretó a tope mientras que por detrás Alonso, Vettel y Ricciardo jugaban diferentes estrategias peleando por los dos escalones del podio. Fernando ganó dos puestos en la salida, uno al propio Ricciardo, y apostó por gastar los superblandos hasta que no quedara más remedio.

La entrada del único coche de seguridad, tras perder Checo Pérez su alerón delantero, provocó que Fernando ya colocara los duros hasta el final, y perdiera el puesto con Daniel. “No nos ha venido bien esta vez y creo que nos ha costado la segunda plaza”, aseguró después. En carrera la esperanza era que tanto el australiano como Vettel habían parado cinco vueltas antes y el de Ferrari apostaba por atacarles al final.

Pero en Singapur, gestionar las gomas era más fácil de lo esperado y Fernando nunca pudo meterle el morro del coche a ninguno de los dos.