Compartir

Corinne Diacre se ha convertido en la primera entrenadora de un equipo profesional de hombres, el Clermont Foot, un equipo de la ciudad de Clermont-Ferrand, en el centro de Francia, que milita en la segunda división francesa.

A sus 40 años, Diacre dirigirá su primer partido oficial desde un banquillo, algo que el fútbol francés considera como un avance en la igualdad de derechos entre hombre y mujeres.

La entrenadora gala es una exfutbolista internacional que jugó con la selección francesa en 121 ocasiones entre 1993 y 2005 y se ha convertido en la primera mujer en conseguir un diploma de entrenadora profesional en Francia. Durante años fue la adjunta del seleccionador femenino de su país Bruno Bini.

Diacre asegura que quiere ser juzgada igual que el resto de entrenadores masculinos y que “el objetivo es ganar lo máximo posible”.

La exfutbolista llegó a Clermont después de que la portuguesa Helena Costa decidiera dejar el banquillo debido a la presión mediática, por lo que la francesa se ha convertido en la primera entrenadora profesional de Francia.