Compartir

El Real Madrid permanecerá en EE.UU hasta el próximo 2 de agosto sin medirse a rival alguno. Ese día se enfrentará al Manchester United sin nada en juego porque los de Ancelotti ya saben que no disputarán la final del International Champions Cup en el Sun Life Stadium el próximo 4 de agosto tras la derrota de ayer ante el Roma

Los romanos consiguieron la victoria con un golazo de su figura y capitán Francesco Totti. Mientras el Real Madrid no contó con su figura, el delantero portugués Cristiano Ronaldo ni tampoco con sus grandes contrataciones, James Rodríguez y Toni Kröos, mientras que la Roma si va contó con todo su equipo que combinó juventud y experiencia para derrotar al cuadro blanco.

La única alegría que se llevaron los 57.512 espectadores del Cotton Bowl fue ver la cara de CR7 por el videomarcador gigante del estadio en los minutos 20' y 79'. Con esto, se resume el partido del Real Madrid en Dallas. Una decepción para los aficionados norteamericanos y un disgusto para los trasnochadores desde España, porque el final del encuentro dejó una esperpéntica imagen, con más de una treintena de espontáneos saltando al césped y una interrupción del juego durante varios minutos.

Casillas, Ramos, Xabi Alonso y Modric disputaron ayer su primer partido de preparación. La principal novedad fue ver al croata volcado en la izquierda y a Xabi algo más adelantado que de costumbre, por delante de Illarra. Iker no tuvo trabajo, porque el Roma no se acercó al área del Madrid con peligro en la primera mitad, en la que reinó el desacierto de cara a puerta con un Bale ofuscado y una segunada en la que sobre todo hubo confusión.

Pero el partido empezó con color blanco. Así, en el minuto 2, una falta de Modric desde la izquierda que cabeceó Ramos fuera por muy poco. Pero después, los blancos desaprovecharon varias oportunidades notables. Isco en el minuto 4' se estrelló contra un defensa, Bale marró una ocasión clara dentro del área en el minuto 19', Ramos puso de nuevo en jaque al guardameta Skorupski en córner botado por Modric el minuto 40' y Lucas acarició el gol dos minutos después, pero el guardameta romano le amargó la noche. La equipación rosa no dio suerte en su estreno.

En la segunda mitad, Ancelotti introdujo cuatro cambios: Diego, Arbeloa, Nacho y De Tomás por Iker, Pepe, Coentrao y Lucas. Mantuvo a Isco todo el partido, alternando con Bale en la posición de falso nueve. También aguantaron el choque completo Carvajal (que en la segunda mitad jugó en el lateral zurdo) e Illarramendi. Faltó un killer. En el minuto 57', Totti dejó pasar un balón a Florenzi, que desde la banda derecha centró para el propio Totti. La leyenda romana puso la puntilla.