Compartir

“El jugador que quiera irse deberá traer el dinero de la cláusula de rescisión. No tenemos necesidad de vender”, se dijo en la planta noble del Vicente Calderón. Pero a día de hoy estamos ante una renovación total de un vestuario ganador. Otro año más, el Atlético tiene que redecorar en profundidad su plantilla. Es verdad que siguen siendo rojiblancos, en principio, parte del núcleo duro de Diego Simeone. Se fueron Diego Costa y Filipe Luis, vitales para el técnico argentino. Se han ido también Tiago, titular durante buena parte de la temporada pasada, y también Villa, acompañante habitual del hispano brasileño. Y claro, retornó a Londres Courtois, probablemente el mejor portero del mundo. Por último, Diego y Adrián, que no tuvieron su mejor año, han emigrado en busca de los minutos que no tuvieron en el Calderón.

Quedan Juanfran, Miranda y Godín, titulares en defensa. Gabi, Koke y Arda, fijos en la línea de centrocampistas. Lo demás son reservas, o casi, como Mario Suárez, Cebolla Rodríguez, Insúa, Alderweireld y compañía. Y alguno de ellos también podría hacer las maletas. Otros elementos como el canterano Saúl Ñíguez, que salieron cedidos la pasada temporada, vuelven al Vicente Calderón en un viaje que podría ser de ida y vuelta.

Hasta ahora han llegado dos porteros, Moyá y el esloveno Oblak, y un lateral izquierdo como Siqueira. También un delantero eficaz y contrastado como Mandzukic. No nos olvidamos de una promesa como Correa, pero la afección cardíaca encontrada en su reconocimiento médico retrasará su puesta a punto. Así, Diego Simeone creará, partiendo de cero, una línea de atacantes totalmente nueva, si es que Leo Baptistao, sale otra vez cedido. 

Así las cosas, el trabajo para renovar la plantilla apenas ha comenzado cuando el equipo ya está trabajando en pretemporada en Los Ángeles de San Rafael. Simeone tiene un reto mayúsculo para intentar repetir los éxitos del pasado curso con jugadores que en un alto porcentaje no conocerán ni sus métodos, ni su sistema. La pregunta es si será capaz de reproducir el 'milagro' de hacer competir al Atlético, como hace muchos años, con clubes multimillonarios.