Compartir

Todo fue una broma del jugador hacia su técnico, aunque en principio no se entendió así, sino como una sonora falta de respecto.  Lavezzi se acercó al banquillo para escuchar una indicaciones de Sabella con el que bromeó tirándole agua por la cabeza mientras aprovechaba para beber.