Quantcast
domingo, 25 octubre 2020 23:50

Mundial Brasil 2014: La anfitriona gana (3-1) a Croacia en un partido adornado con algún error arbitral de bulto

Y ahora tendremos debate. Que si Brasil no es tan buen equipo, que es Neymar y 10 más, que si tiene un portero terrible, que si, que si, que si… Lo que ustedes quieran, pero al final este Brasil, el equipo más europeo que ha tenido nunca Brasil, para entendernos, es un equipo terriblemente práctico que te hace tres goles con dos detalles, un error y poco más. Porque no necesita tanto. No necesita casi nada, a decir verdad. Y, por cierto, el equipo es el mismo equipo pieza por pieza que nos dio un baño en la final de la Confederaciones. Por no llevarnos a engaño. Por tanto, a lo mejor no necesitaba ningún favor de Yoishi Nishimura. Que apunte la FIFA.

Y fue Croacia un buen equipo cuando se permitió soltarse, cuando sus dos mejores hombres, Rakitic y Modric, dieron un paso adelante en el centro y tuvieron más y en mejores zonas el balón, algo que ocurrió a partir del minuto 15 de la segunda parte y hasta el final del encuentro en el que la 'canarinha' poco menos que pedía la hora agobiada por las líneas con mala uva trazadas por sus medios. Eso pasaba justo antes de que Oscar, en el minuto 90 acertase con un punterazo desde su casa en un balón que se zampó Platikosa. Oscar es ese futbolista del Chelsea tan criticado por la torcida brasileña y al que Scolari ha defendido a capa y espada. Debía saber 'Felipao' que en el partido inaugural su equipo iban a ser él, Luis Gustavo y Neymar Jr, quienes le salvaran el bigote.

Pero es que aquel gol postrero, el que significaba el 3-1, un resultado un tanto engañoso y demasiado abultado, llegó después de que el árbitro no acertase a ver una posible falta en el centro a Modric. A partir de esa acción Oscar aguantó alguna tarrascada y acertó en su golpeo. Este capítulo del árbitro debe figurar aparte en este cuento. ¿Cómo es posible que un árbitro de una liga como Japón dirija el partido inaugural de un Mundial? Es verdad que todas las zonas FIFA tienen que estar representadas. Y lo es también que estos partidos se prestan a lo exótico, pero tenemos que aceptar que si una liga tiene nivel de Segunda o Segunda B española, sus señores colegiados no van a ser de Champions. Pero eso es otro cantar. Ya veníamos 'zurrados' del segundo gol de Neymar en el minuto 70, un penalti que se inventan al alimón entre Fred y el colegiado Yoshimura  y que significó para Brasil la vida. Después de que el partido hubiera llegado empatado al descanso. 

Curioso lo de Neymar, nada que ver con el del Barcelona.Aquí es el jefe. Es el único futbolista que tiene licencia para vegetar en defensa y que en ataque tiene libertad para inventar. Nadie más tiene ese salvoconducto con Scolari. Ni Hulk, estrella en Rusia, ni Oscar, ni Paulinho que es mucho más jugador de lo que nos deja ver su técnico. Juega Brasil para Neymar y éste para ser la estrella de 'su' Mundial. Veremos cuantas veces más se suman los árbitros a esa particular fiesta. 

Y Croacia gustó. ¿Qué sería este equipo con un medio defensivo como Luiz Gustavo guardando las espaldas de Modric y Rakitic? Da igual, eso es fútbol ficción. Si en la primera los balcánicos se metieron demasiado atrás tras conseguir su gol en el minuto 7 gracias al remate de Olic, pero sobre todo a un balón puesto por Perisic -buen futbolista-, en la segunda dio sentido a su juego a partir de que acercó su talento a las cercanías del área, la zona en el que se pueden decidir los partidos. Comenzó timorata Croacia que sin embargo se encontró con un gol porque la banda de Dani Alves fue una autopista gratuita a su merced durante al menos la primera hora. Ocurrió hasta que Luis Gustavo se dio cuenta de que el equipo se podría salvar más por sus coberturas defensivas a los laterales -más a Alves que a Marcelo- que por las genialidades de su delantero Fred y se puso a lo suyo. 

Entre idas y venidas, como jugando al despiste, como estaba escrito que Brasil tenía que ganar, ganó. Pero antes, el colegiado japonés había anulado un gol a Perisic por una falta de Olic a Julio César en el salto. Que sí, que al portero no se le debe tocar en el área chica… Estaba escrito. Lo dicho.

Comentarios de Facebook