Compartir

Pablo Laso admitió al poco de acabar el partido en el Mediolanum Center de Milán que “el vestuario está jodido” porque “esa es la sensación que te queda cuando has recorrido todo el camino y te has quedado sin nada”. Según el técnico madridista decidieron el partido los pequeños detalles: “Un tiro libre fallado o metido, porque hemos ido hasta la prórroga. Lo fácil sería pensar en las cosas malas. Cuando estás tan cerca de un objetivo, cuando de tus jugadores sólo te puedes sentir orgulloso, el palo lo llevamos, pero si por mi fuera, lo olvidaríamos mañana por la mañana. Sé que es difícil y mi objetivo ahora es que los chicos se recuperen lo antes posible para afrontar la Liga. El camino te pone piedras y ésta no hemos podido saltarla.

Sobre las causas que propiciaron la derrota de su equipo Laso cree que “cuando se habla de un equipo nos olvidamos del otro. Y el Maccabi ha hecho una grandísima final. Creo que cada momento del partido ha caído de su lado, los detalles han sido decisivos. Soñaré con ese triple de Rice que toca delante y entra, con el 2+1 que se le ha salido a Bourousis… El Maccabi hizo un gran partido y mis jugadores se dejaron la piel en el campo”.

Otro de los protagonistas del choque, el capitán Felipe Reyes reconoció a su vez que “es duro pero hay que reaccionar y levantar la Liga”. El pívot internacional dio la cara tras la derrota de su equipo ante el Maccabi en la final de la Euroliga: “No ha podido ser. Es una derrota muy dura por la temporada que estábamos haciéndolo y porque queríamos levantar el título por la afición”, aseguró.

Uno de los jugadores señalados pro tod el mundo como el protagonistas negativo del partido, Sergio Llull reconoció que no estuvo fino: “Estoy dolido porque no he ayudado a mis compañeros”, mientras que Rudy señaló el camino: “Hay que seguir creyendo y estar orgullosos de este equipo”.