Compartir

Donald Sterling, el todavía propietario de Los Angeles Clippers, dio por fín la cara por primera vez después de sus polémicas declaraciones racistas en una conversación privada con su novia y que fueron desveladas por TMZ. El lugar elegido por Sterling fue la CNN y Anderson Cooper el periodista encargado de hacer las preguntas.

“No soy racista”, aseguró Donald Sterling, que también aprovechó la oportunidad para disculparse publicamente “Cometí un tremendo error y estoy aquí para pedir disculpas”. Anderson Cooper, al oir estas palabras, le preguntó a Sterling que porqué había tardado tanto en hablar y pedir perdón. “He tardado tanto porque todo esto ha sido muy duro para mí. He estado emocionalmente perturbado”, se excuso el dueño de los Clippers.

Donald Sterling, que es el propietario que más tiempo lleva en la NBA -compró la franquicia angelina en 1981-, aseguró que le encanta la liga: “Soy un buen miembro de la NBA que cometió un error y me estoy disculpando ¿No tengo derecho a un sólo error después de 35 años? Me encanta la liga y amo a mis socios. Fue un tremendo error y no volvere a hacerlo”.

Ahora, el futuro de Donald Sterling en la liga está en manos de los otros 29 propietarios. Los dueños votarán sobre este asunto próximamente y si el 75% de ellos se muestra en contra de Sterling, éste se verá obligado a vender la franquicia. “Espero que me puedan perdonar y me den una nueva oportunidad”, aseguró el dueño de los angelinos.

Pero parece difícil que la NBA de una nueva oportunidad a Donald Sterling, ya que son muchas las voces que piden al comisionado que le obligue a vender la franquicia. Sin ir más lejos, LeBron James dijo el domingo pasado que él y la mayoría de jugadores de la liga no quieren que la familia Sterling siga vinculada a la NBA. “Como jugadores sólo queremos lo que es correcto. No queremos que Donald o su ex esposa Shelly sigan siendo dueños de una franquicia”, aseguró “King James”.