Compartir

El jugador azulgrana Dani Alves se ha comido un plátano en pleno partido que le lanzaron desde la grada a modo de crítica racista y él no lo dudó un instante y se lo metió a la boca. Un episodio del que Alves asegura que “hay que reírse de estos retrasados”.

No es la primera vez que arremeten de forma racista contra el jugador y seguro que no se esperaban la reacción que tuvo. Alves declaró que se lo toma a guasa ya que lleva 11 años en España y es “siempre lo mismo”.

Tampoco es el único que sufre estos incidentes, en los últimos meses han sido objeto de hechos lamentables Paulao o Nyom.