Compartir

La jornada del jueves debía haber sido tranquila. Pero la revisión a la que se le sometió y que le obligó a pasar por el quirófano de urgencia, detectó un empeoramiento extremo de su situación a causa de unas complicaciones gástricas. Su estado pasó a ser crítico y a conmocionar al mundo del fútbol. De nuevo pendiente de la salud de Tito Vilanova. Pero la confusión eran tanta que se llegó a pensar en un desenlace fatal en la propia noche del jueves. Incluso Twitter daba por hecho su fallecimiento.

Por expreso deseo de la familia y del propio Tito Vilanova, que había pedido en su día la máxima confidencialidad y respeto a su situación personal -“la enfermedad es mía”, había dicho- poco o nada se conocía de la incidencia o efecto del tratamiento seguido estos meses desde que en julio del año pasado se vio obligado a dejar el banquillo del Barça. Solo unas pocas imágenes del deportista, daban  fe de la cruda lucha que mantiene Tito contar el cáncer. Fueron imágenes sacadas en alguna asistencia al palco palco privado del Camp Nou, al que accedía directamente desde el parking,l como describe Mundo Deportivo.

Pero las recaídas y el avance de la enfermedad habían sido una constante de los últimos meses según el testimonio de las personas más cercanas a Tito Vilanova, sometido a todo tipo de medicación para librarse de ella. También viajó hace unos meses a París en busca de nuevas soluciones.

De momento, el mundo del deporte y el fútbol, y los aficionados culés, deben mantener la tranquilidad.