Compartir

Para el banquillo el principal candidato tiene nombre y apellidos: Louis van Gaal, que en principio se dijo que tenía pie y medio en el Tottenham Hostpurs para después de que concluya su aventura con la selección holandesa. Y en Inglaterra lo dan por hecho. Tanto que los dueños norteamericanos del equipo, los Glazer, volarán a Manchester para acordar, este mismo viernes con Ed Woodward, el nombre del sucesor de David Moyes como manager del United.

Dirigido por Joel Glazer , con quien Woodward habla a diario del nuevo inquilino del banquillo, los propietarios quieren asegurarse de que se establezca una estrategia clara sobre la forma de conseguir a Van Gaal. La Asociación Holandesa de Fútbol han declarado que cualquier acción con respecto al futuro de su seleccionador tiene que quedar para después de la Copa del Mundo para que el técnico pueda concentrarse en el torneo.

Pero Van Gaal tiene claro que esperar a julio le creará muchos problemas para encontrar su próximo destino: finales de julio es una fecha poco propicia para que alguien contrate entrenador. En la recámara de Woodward quedan por si acaso, otros candidatos que incluyen a Carlo Ancelotti.

Y para corregir el paso en el vestuario, nada mejor que encontrar un jugador que ilusione a una afición ciertamente desencantada. El mejor colocado es Edison Cavani, el delantero uruguayo del PSG, con el que las cosas podrían ir rápido por un montante cercano a los 45 millones de euros, dado además que la estrella charrúa no está a gusto y considera que debe jugar de delantero puro y no es una banda como le coloca este temporada el preparador Laurent Blanc