Compartir

A pesar de no haber sido un partido bronco ni con demasiadas interrupciones, la regla que estipula la acumulación de tarjetas durante la competición de Champions League va a provocar que tres jugadores se pierdan el partido de vuelta en Londres. 

Sin ningún tipo de dudas, el conjunto más damnificado es el Chelsea de José Mourinho. Su mediocentro y emblema en el ataque blue Frank Lampard vio la amarilla en el minuto 64 tras una dura entrada a Koke. 

El equipo de la Premier vio como diez minutos más tarde Obi Mikel también veía una amarilla que le impedirá estar en el partido de vuelta del miércoles. En esa acción Eriksson también mostró cartulina a Gabi, una baja sensible para los del Cholo. El '14' rojiblanco se ha convertido en pieza clave en el esquema del técnico argentino aunque hombres como Tiago reforzarán el mediocampo atlético en Stamford Bridge.

Y ya no hay que hablar del capítulo de sanciones sino en el de las lesiones y en ese el Chelsea también sale peor parado. Aunque aún quedan ocho días para el choque de vuelta, tanto Terry como Cech son bajas casi definitivas para ese partido. El portero tuvo que abandonar el partido tras salvar el 1-0 en un córner botado por Koke mientras el central inglés se torció el tobillo de forma fortuita tras pisar a su compañero David Luiz.

Su presencia- salvo milagro divino- está descartada, ya que las primeras exploraciones que le han hecho al meta checo en Madrid hablan de una dislocación del hombro derecho.

Unas bajas que podrían lastrar a los de Mou en la vuelta. Por fortuna para 'Special One', en ese choque a cara de perro ya habrá recuperado a un hombre importante en la defensa como el serbio Ivanovic.