Compartir

El español Ricky Rubio ya puede presumir de formar parte de la historia de la NBA. Esta temporada ha sido uno de los jugadores más destacados en la recuperación de balones. El base español acumula 176 recuperciones en una temporada, con lo que se convierte en el jugador con más robos de la historia de los Timberwolves, superando los 173 de Tyrone Corbin, actual entrenador de los Jazz, en la temporada 1989/1990. 

Ricky, que esta temporada tiene un promedio de 9 puntos, 4,4 rebotes,
8,6 asistencias y 2,5 robos, es el segundo jugador que más balones roba
por partido, empatado con Chris Paul, de Los Angeles Clippers.

El español es uno de los jugadores más activos en defensa de la NBA, sin embargo, sus procentajes de tiro no terminan de mejorar, aunque se ha consolidado como uno de los mejores pasadores del campeonato. Rubio ya es el sexto mejor pasador de la NBA.