Compartir

Sergio Ramos, que fue expulsado en el 'clásico' en el penalti sobre Neymar, aseguró que no hubo falta en la jugada y que -además- ésta estaba precedida de un fuera de juego del brasileño. El Real Madrid entendió que Ramos no debío ser expulsado y recurrió la sanción.

Sin embargo, el Comité ha optado por ratificar la decisión adoptada por el colegiado del encuentro, el navarro Undiano Mallecano, y Ramos no podrá regresar a la que un día fue su casa. El de Camas volverá a ser de la partida el próximo domingo en el compromiso liguero ante el Rayo Vallecano.

El Comité entiende, además, que las pruebas videográficas presentadas por el Real Madrid se limitan a la “repetición de de las imágenes a cámara lenta y con escasa calidad”. “Nos encontramos, en definitiva, ante una valoración diferentes por parte del club alegante de un lance del juego, respecto a la realizada por el colegiado sin que pueda prevalecer aquélla sobre ésta”, indicó la Federación.