Compartir

A falta de 14 segundos por jugarse y con 38 puntos de diferencia, cuando los Rockets y Jazz dieron el partido por cerrado, el ex Baskonia, John Lucas, robó el balón e intentó anotar, lo que provocó una disputa entre los jugadores de ambos equipos. El base de Utah rompió así la regla no escrita de no disputar los últimos segundos de un partido ya resuelto. Y es que el luminoso marcaba 124-86, ¡38 abajo!, ¿pensaba que el tiro les iba a servir de algo?