Compartir

El entrenador del Chelsea, José Mourinho, fue expulsado en el encuentro contra el Aston Villa a raíz de sus reiteradas protestas a los colegiados en las cartulinas que mostró a William y a Ramires. No fue la peor noticia ya que su equipo fue derrotado y sus perseguidores se pueden acercar.

Así lo peor de todo, no resultan las expulsiones, sino que la victoria del Manchester City, en la misma jornada resultó doblemente valiosa. El equipo de Mourinho fue incapaz de deshacer el empate inicial durante más de 65 minutos y, cuando más lo merecía, el árbitro frenó su ímpetu con una más que rigurosa expulsión por doble amarilla a Willian.

A partir de ahí, cambió el guión y el Aston Villa castigó a los blues tras un golazo de Delph, con un taconazo imparable para Cech. Después, Ramires y el propio Mourinho también fueron expulsados.

Así, el City se queda a seis puntos del Chelsea, aunque con tres partidos menos por disputar, así que depende de sí mismo para ser líder de la Premier.