Compartir

En una exclusiva del programa 'Sport Inside' de l televisión alemana, se aborda esta técnica de dopaje que podría estar detrás del 70% de las medallas olímpicas rusas conseguidas desde 2004. ¿Qué consigue el citado gas xenon? Se calcula que en un solo día aumenta la producción de eritropoietina en un 160%. El gas xenón se utiliza habitualmente en las clínicas como narcótico, pero además es un gas inodoro e incoloro, no detectable en los controles de dopaje y que, en dosis muy concentradas, estimula la secreción de la hormona eritropoietina (EPO). Los estudios realizados hasta ahora con animales demuestran que su capacidad de dopaje es enorme. 

El ex presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), Richard Pound, consultado por el programa Sport Inside de la WDR, no tiene “duda alguna”. “Si los científicos que lo utilizan conocen estos efectos y no se ha usado con ninguna finalidad terapéutica, entonces para mí esto es dopaje”, asiente Pound.

La WDR calcula que al menos durante la última década el xenón ha estado siendo utilizado por el deporte de élite ruso, “como mínimo permitido por el Estado” y ha llevado el caso ante la Agencia Mundial, que ha prometido una reacción inmediata. El tema de la inhalación de gas será abordado en la próxima reunión de su directiva.