Compartir

La llegada de Lamar Odom al Baskonia ha supuesto un gran impacto en el mercado del baloncesto. El ex jugador de Los Angeles Lakers y Clippers, entre otros, y ganador de dos anillos de la NBA y de un oro en un Mundial con Estados Unidos ya fue suspendido en 2001 por incumplir la política antidrogas de la NBA, pero este asunto volvió a relucir cuando el pasado verano desapareció durante 72 horas y fue detenido por conducir bajo los efectos de las drogas y negarse a hacer el correspondiente control.

Trás esto, Odom recibió rehabilitación para tratar sus problemas de adicción. Su imagen fue duramente perjudicada, a lo que se le sumaba su participación en un reality show con su mujer Khloe Kardashian de la que se separó poco después.

El jugador de 34 años llega al Baskonia para los próximos dos meses con posibilidad de ampliar hasta final de temporada. Odom arrastra un pasado polémico debido a sus problemas extradeportivos y no se sabe hasta qué punto podría estar del todo recuperado. La duda está en el estado de forma en el que llega el deportista. Lamar se ha comprometido con el equipo español con el fin de demostrar que sigue siendo aquella estrella y su objetivo es poder regresar a la NBA en la próxima campaña. De momento, deberá demostrarlo consiguiendo que el equipo de Scariolo alcance posiciones superiores ya que se encuentra fuera de las plazas que dan acceso al playoff de la Liga Endesa.