Compartir

David Beckham, según lo cuenta él mismo, se dedica ahora mismo a construir estructuras del famoso juego Lego y también a cocinar para toda la familia. El ex centrocampista inglés es una maestro de las tareas domésticas y cabe destacar también que lleva a sus hijos al colegio como cualquier padre, dato que es más importante de lo que parece porque casi nunca había podido hacerlo mientras era futbolista. Levanta a los niños, les prepara el desayuno y se los lleva para el colegio. En este punto cabe mencionar que a todos los deja en la puerta del cole salvo a Brooklyn, al que le da vergüenza el hecho de que sea su padre quién le lleve.

Beckham explicaba así sus nuevos 'logros' en el juego Lego: “Lo último que he construido ha sido la Torre de Londres. Fue increíble. Creo que Lego me ayuda a relajarme”. El ex jugador británico sí sabe como relajarse y divertirse jugando como un niño. Como decimos, Beckham añadía a su comentario su pasión por la cocina y el relax que esto le proporciona: “Cocinar me parece muy terapéutico y lo hago con frecuencia por las tardes.

“Cuando estaba en Italia me encantaba la comida y aprendí a cocinarla. Por suerte, a los niños también les encanta así que me resulta fácil hacerles algo”. Becks está hecho todo un cocinero.

Para que no parezcan nuevas todas estas tareas, el propio Beckham reconoció que es el encargado de hacer la compra semanal de la comida y que a la gente le extraña pese a ser algo que hacía casi siempre también cuando era futbolista profesional: “Sé exactamente lo que les gusta a los niños y sé exactamente lo que le gusta a Victoria”.