Compartir

Ambos clubes y el agente del jugador cerraron la operación de su venta tras un tira y afloja para que el futbolista perdonara al Valencia algunas cantidades que le quedaba por percibir. El club de la capital del Turia recibirá una cifra fija de 3,5 millones de euros que puede aumentar en un millón más en cláusulas variables. Además, el club se guarda un 30% de un futuro traspaso.

La Real tenía cierta prisa por cerrar el acuerdo para que el futbolista pase el reconocimiento médico con relativa tranquilidad para revisar su rodilla derecha, operada dos veces de rotura de ligamento cruzado anterior.