Compartir

Porque al ya tumultuoso proceso de venta de la entidad valencianista con Bankia hay que sumar la comparecencia de exdirigentes de la propia entidad bancaria, del Valencia CF y Fundación , quienes estarán en el Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia, reabriendo la causa de 2013 que se había archivado.

Todo viene a colación de la ya archiconocida ampliación de capital del Valencia del año 2009. Una emisión masiva de acciones presuntamente irregular, que no ha pasado por alto. Una ampliación que se aprobó el 7 de junio con la oferta a los socios de la suscripción de las acciones correspondientes, mientras que las no vendidas serían ofrecidas al público en general.

Los demandantes consideran que los imputados “decidieron que la Fundación, cuyo patronato estaba entonces integrado por los directivos del Valencia, adquiriesen el sobrante de acciones, en vez de ofrecerlo al público. Convinieron que Bancaja concediera a la Fundación un préstamo de 75 millones de euros con el aval del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), con lo que consiguió hacerse con la mayoría del capital social. Generaba unos intereses que la Fundación beneficiaria no tenía capacidad de pagar, porque no generaba ningún ingreso”.

Tanto es así que el juez considera “factible pensar en la causación de un perjuicio a los socios como consecuencia de una gestión social incorrecta”