Compartir

Sergio Canales se encontró este pasado miércoles con Pizzi para pedirle explicaciones sobre su situación. Un careo durante la sesión preparatoria en el que intercambiaron impresiones y donde, al parecer, la cosa se dejó bastante clara por ambas partes. Tanto es así que el jugador no ha sido convocado y directamente le ha comunicado a su agente que quiere marcharse del Valencia a toda costa.

Una reacción más que entendible teniendo en cuenta que Pizzi lo ha descartado ya en dos partidos después de ir convocado y lo ha dejado otra vez más fuera de la lista. Algo inaceptable bajo el prisma de un futbolista llamado a ser uno de los actores principales de este nuevo Valencia CF.

De esta manera, la idea de Canales es abandonar la entidad de Mestalla lo antes posible y, a poder ser, en este mercado invernal con el objetivo de poder disfrutar de minutos. El objetivo no es otro que sentirse, además de importante, valorado.

El Valencia ya conoce que las sensaciones de Canales en el club no son buenas y que ha pedido tener protagonismo o salir. Pese a que todavía no se ha tomado la decisión, Pizzi y Rufete sí han hablado de ello.

Una situación comprometida para el entrenador valencianista que prima el trabajo y esfuerzo sobre el talento, ya que considera que el equipo debe aumentar la intensidad y la exigencia que ahora mismo ofrece en cada jornada.