Compartir

La NBA sigue siendo el mayor espectáculo baloncestístico del mundo. Y es que todo lo que rodea el parqué forma parte del show. Y el público es un elemento más con el que las estrellas se relacionan actuando. Y algunas de ellas, como Lebron James, de Miami Heat, son auténticos especialistas en el márketing.

Este martes en la victoria de Miami Heat sobre New Orleans Pelicans, se tomó el tiempo necesario para descansar y, de paso, para regalar un beso a una aficionada. El MVP de la temporada anterior hacía una entrada al aro, recibió falta y antes de ir a la línea de tiros libres, tras observar que una aficionada le tomaba una foto con su celular y se alarmaba por su estado, 'El Rey' le regaló más que una pose, un besó en la mejilla que ya se ha hecho planetario