Compartir

Si hablamos del Manchester United se nos pasan muchas cosas por la cabeza: historia, espectáculo, grandeza y el 'Teatro de los Sueños', el mítico Old Trafford. Precisamente allí, en ese estadio, no están muy contentos por cómo está yendo la temporada en general para los 'devil reds'.

Los de David Moyes se sitúan en la séptima posición en la Premier League, fuera de los puestos de Champions y Europa League, y a 11 puntos del líder, del Arsenal de Wenger, Ozil y cía. La crisis se extiende a todas las competiciones ya que la pasada noche, el United sufrió su tercer descalabro seguido- tras la derrota en casa ante el Tottenham en la Premier y la eliminación ante el Swansea de la FA Cup- perdiendo en la ida de las semifinales de la Copa de la Liga ante el Sunderland.

Los 'black cats' se adelantaron en el marcador gracias a un gol de Giggs en propia puerta al filo del descanso. El United empató gracias a Vidic pero unos minutos más tarde Borini, de penalti, colocó el 2-1 final. En dos semanas, Old Trafford será juez de un equipo que cada vez convence menos.

Por ello, la directiva del Manchester United se plantea cambios. La marcha de Sir Alex Ferguson dejó un evidente vacío en el cuerpo técnico del equipo británico. Y precisamente uno de los hombres de confianza de Ferguson es el que más suena para ponerse al frente del banquillo 'red'.

Carlos Queiroz- sí, aquel entrenador portugués que pasó por el Real Madrid- ya formó parte del club en dos etapas y Ferguson le ha calificado como “el mejor técnico” que trabajó a su lado. No parece que vaya a sustituir a Moyes sino que se convertiría- como ocurrió con Sir Alex- en el asistente del actual responsable técnico del equipo.

Desde luego, falta le hace a los 'devil reds' un lavado de cara. Tienen media temporada para salvar un desastre que podría dejar a un histórico fuera de Europa el año que viene.