Compartir

A algunos le sonará a excusa o a paño caliente, pero viniendo de quien viene… Mo Farah ha admitido ante la prensa inglesa que está “más cansado que nunca” tras intensificar los entrenamientos para la maratón de Londres del próximo año, pero dice que todo va en la dirección correcta para correr esta distancia  por primera vez.

Farah, quien completó un brillante doblete en los mundiales de Moscú, al ganar 5.000 y 10.000 ha subido sus entrenamientos a más de 90 kilómetros a la semana y está trabajando en el cambio de zancada, acortándola, para que sea más eficiente en largas distancias. Advierte, eso sí, que su paso en lo desconocido, en abril, será muy duro. “Me siento más cansado que nunca de entrenar todos los días. Normalmente no hago estas distancias hasta más tarde. No es fácil, pero es todo lo que va en la dirección correcta”.

Farah admitió en The Guardian que tiene dudas sobre sus resultados, pero asegura que no tiene presión por que peligre su estatus como uno de los más grandes corredores de distancia de la historia. “Cada atleta es diferente. Podría no ser bueno en la maratón, pero me encanta el deporte, me entreno duro, me encanta lo que hago. Y es un gran honor ser considerado de la misma manera en que tales grandes atletas como Sebastian Coe, Steve Ovett y Steve Cram y el resto”. 

Aún no se conoce la nómina de rivales que competirán con el inglés en Londres, pero podría incluir al keniata Wilson Kipsang, que batió  el récord mundial en 2 03 min 23 seg. en Berlín en septiembre, o el campeón olímpico y mundial Kenenisa Bekele, que tiene previsto desplazarse a la maratón en 2014.