Compartir

Ellas fueron los últimos en acabar con una marca mítica. El relevo 4×100 femenino de Estados Unidos acabó con el segundo récord del mundo más antiguo del atletismo en los Juegos de Londres 2012. La histórica marca de Alemania Oriental databa de 1985, pero aún quedan marcas con más de 20 años de antiguedad

Así las cosas esas cuatro atletas han pasado a los libros de historia del deporte por derecho propio, con una marca de 40.82, conquistando la medalla de oro de los Juegos de Londres 2012 por delante de Jamaica, plata con 41.41, y de Ucrania, bronce con 42.04. ¿Sus nombres? Tianna Madison, Allyson Félix -campeona de 200-, Bianca Knight y Carmelita Jeter -subcampeona de 100-

Sin embargo, la lista de plusmarcas mundiales con casi dos décadas aún es extensa:

1.- Jamila Kratochvilova.– Hay quien se refiere a su marca, en la disciplina de 800 metros lisos, como la más sospechosa de la historia. No es descabellado puesto que era la tercera vez que competía en la distancia. Kratochviklova, checa, corrió esos 'milagrosos' 800 en  26 de julio de 1983 en un increíble tiempo de 1:53:28. Y las sospechas de doping se dispararon. Kratochvilova contraba al respecto de su marca, por después: “A 30 metros del final miré al reloj, y cuando lo vi, aluciné. Incluso cinco metros antes de la línea de meta me decía a mí misma que el tiempo era una locura y que el crono debía estar mal”.

2.- Marita Koch.–  Potencia, clase, inteligencia en carrera. Esos eran los atributos que hacían de Marita Koch un fenómeno del atletismo, de la velocidad. Hace 28 años de aquel 6 de octubre de 1985 en que la alemana oriental corrió los 400 metros en 47.60, un récord mundial que aún sigue vigente. En la carrera de su record fue segunda la soviética Olga Vladykina-Bryzgina, única atleta que también bajó de 50 segundos: 48.27. Y ojo, porque nuestra anterior protagonistra, Kratochvilova, que era plusmarquista desbancada en las distancia, hizo 50.95.

3.- Jurgen Schultz.- Ya se probó en su día que la República Democrática Alemana practicaba un programa sistemático de dopaje a gran escala entre sus atletas de élite que hacía de sus 'soldados' en algunas disciplinas, casi armas de destrucción masiva… de sus rivales.Así, el discóbolo Jurgen Schultz, es uno de los pocos que no fue desposeído de sus insuperable record de 74,08.

4.- Yuriy Sedykh.-  Se supone que, a tenor de su marca, esos 86,74 metros, este es el mejor lanzado de martillo de todos los tiempos. Pues bien, ¿sabes cuántos giros dan la mayoría de lanzadores? Cuatro. El bueno de Sedyckh, un verdadero marciano del martillo, sólo daba tres. Y eso sí, lo lanzaba más lejos que nadie. Otra de las curiosidades acerca de este perfsonaje central de en la historia dl atletismo es que dentro del ejército soviético, Sedykh llegó a la categoría de Mayor, poco comparado con lo que llegaría a ser en el atletismo. Un saludo militar en honor a Yuriy. Se lo tiene merecido.

5.- Natalia Lisovskaya.- Rompió todos los records. Perteneciente a la Unión Soviética, Natalya Lisovskaya, superó sus registros anteriores dos veces en el mismo torneo: 22.60 y enseguida después 22.63 metros. Fue el 7 de junio de 1987. Hasta los días actuales, este sigue siendo el récord mundial del lanzamiento de peso. A Natalia jamás se le probó doping alguno, pero al respecto se han producido siempre muchos comentarios porque algunas de las deportistas de peso se vieron envueltas en problemas relacionados con anabólicos esteroides, con otras tantas suspensiones.

6.- Stefka Kostadinova.- Dicen que es sin duda la mejor saltadora de la historia. Que su marca nada tiene que ver con la casualidad, o con condiciones supuestamente espúreas de doping. En 1985 ya se convirtió en la mejor saltadora del mundo, pues con 2.06m conseguidos en Moscú lideró en rankig mundial de ese año. Además ese año se proclamó campeona europea y mundial en pista cubierta y venció en la Copa del Mundo disputada en Canberra, Australia.

En 1986 estableció su primer récord del mundo. Primero el 25 de mayo igualó en Sofía la plusmarca mundial de 2.07m que estaba en poder de su compatriota Lyudmilla Andonova, y solo seis días despues la superó en un centímetro dejándola en 2,08 metros.

.

7.- Galina Chyistyakova. Es una coleecionista de medallas y triunfos, pero tendrían que haber sido más:  En 1984 era una de las favoritas para ganar el salto de longitud en los Juegos Olímpicos de Los Angeles, pero el boicot de su país a esta cita le impidió participar. Ese año realizó en Moscú una marca de 7.29, la segunda del mundo ese año solo por detrás de la alemana Heike Drechsler.

 

8.- Florence Griffith. De ella se dijo que era una de las criaturas más bellas de la historia del deporte. Rápido se convirtió en un mito que, por supuesto, aún sigue de plena vigencia. Y es que si hay un record de relumbrón, es el Florence Griffith en los100 metros. Una atleta afroamericana que sorprendía al mundo en los año 80 del pasado siglo. Fue la reina de la velocidad y fijó un estándar tan alto que ni siquiera ha sido batido. Es la poseedora del récord mundial de los 100 metros planos con un registro de 10.49 segundos, alcanzado el 16 de julio de 1988 en Indianápolis.

9.- Gabriele Reinsch.- Si hay un record de esta lista de los diez más longevos que podemos poner en solfa es este. Y la razón es muy simple: Reinsch fue una atleta mediocre dentro del increíble nivel de la RDA, pero conserva un récord histórico. En un encuentro de atletas italianos y alemanes orientales en Neubrandenburgo, esta discreta lanzadora mejoró su mejor marca anterior en 9,62 metros y el vigente récord mundial en 2,24 para lanzar el disco a 76,80 metros. ¡Pero su mejor resultado fuera un séptimo puesto en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988!

10.- Yordanka Donkova. Puede que te acuerdes de ella porque fue bronce olímpico muy cerca, en Barcelona 92.Tiene el actual récord del mundo de los 100 metros vallas con 12,21 desde 1988. Fue campeona olímpica de esta prueba en los Juegos de Seúl 1988 y medalla de bronce en los de Barcelona 1992. Su irrupción en la élite internacional llegó en 1982 cuando fue segunda en los Campeonatos de Europa de Atenas tras la polaca Lucyna Langer, y realizó la mejor marca mundial de la temporada con 12,44. En solo un año había mejorado medio segundo.