Compartir

Cristiano Ronaldo se acercó a la clínica Sanitas La Moraleja para comprobar el estado de su pierna izquierda tras el choque ante el Almería en el que se retiró del campo por precaución. Allí se le han realizado las respectivas pruebas médicas que descartan una lesión de gravedad.

A la salida del centro médico, el portugués ha querido tener unas palabras de tranquilidad para la afición y con un “no es nada, estoy bien” parece que las alarmas se han detenido en las oficinas del Bernabéu y en todo el club madridista. A pesar de que Cristiano podría jugar el partido ante en Galatasaray, todo hace indicar a que el luso no será de la partida en el choque del miércoles en el feudo blanco.

Los servicios médicos del club no quieren repetir errores del pasado y prefieren alargar los plazos de la recuperación para evitar una lesión de mayor gravedad. Sin embargo, la ambición de Cristiano- que está en un momento fantástico y en plena lucha por el Balón de Oro- será la que decida: estos jugadores tiene la potestad para decidir si fuerzan o no en una lesión de estas características.