Compartir

La gente suele imaginar que los futbolistas viven la típica vida de millonario, con sus coches lujosos, el champán, jets privados y numerosas fiestas privadas, y en parte no le falta razón. Sin embargo, la selección alemana ha querido mostrar que los futbolistas también son personas.

Por ello, los jugadores y el resto del staff técnico de Joachim Low se subieron como cualquier otra persona en la línea de metro de Bakerloo y realizaron su correspondiente viaje desde el hotel en el que se hospedan hasta el Estadio de Wembley, lugar en el que disputan un partido ante la selección de Inglaterra..

Orgullosos de la acción, la web oficial del combinado alemán declaró con orgullo que es la primera vez en 150 años el 'A-Team'- como ellos mismos se autodenominan- que viajaban en metro. “No es un truco para publicitar nada, simplemente un homenaje al histórico Metro de Londres- que está de cumpleaños- y también para escapar del caótico tráfico de la ciudad“, apunta Joachim Low.

La selección alemana cogió la línea Bakerloo hasta Baker Streer, hacer transbordo en esa estación- contemplando la silueta de Sherlock Holmes para llegar a la parada del Estadio de Wembley.

Los Mertesacker, Hummels, Schmelzer, Adler se convirtieron por unos minutos en ciudadanos de pie… un buen ejemplo para muchos equipos. Que tomen nota.