Quantcast
lunes, 26 octubre 2020 0:24

María de Villota, la campeona que nació varias veces

La vida de María de Villota estuvo marcada desde el principio por la influencia de su padre Emilio de Villota y de su hermano, Emilio de Villota Jr. De ellos heredó el amor a la velocidad y unas ganas irrefrenables de dedicarse al mundo del motor.

Tal inclinación sentía que logró despuntar en ese mundo de la Fórmula 1 que aún hoy lleva la impronta de los hombres: María de Villota se convirtió en la primera mujer piloto de pruebas, además de la primera española en participar en las 24 horas de Daytona, entre otros méritos.

Su vida fue trágicamente marcada por el grave accidente que sufrió en julio de 2012 en el aeródromo de Duxford, en Reino Unido, mientras hacía unas pruebas de aerodinámica. Nunca se conocieron con claridad las causas de un suceso que, entonces, ya pudo costarle la vida. La rápida intervención de los servicios de emergencia y varias intervenciones quirúrgicas lograron salvarla. Pero fue un antes y un después.

En octubre de 2012 reapareció en una entrevista en la revista 'Hola' en la que contaba su experiencia. “He vuelto a nacer”, dijo entonces. Entre las secuelas más evidentes, la pérdida de un ojo que hizo célebres su parches estilo pirata. Pero también una sonrisa y un ánimo renovados. La experiencia que acababa de vivir le había servido para valorar las cosas importantes de la vida, según ella misma repetía una y otra vez en las entrevistas en las que comenzó a prodigarse. 

De hecho, este viernes 11 de octubre, esta mañana en la que ha fallecido, María iba a participar en Sevilla en un congreso de la Fundación Lo que de verdad importa. Y, próximamente, presentaba un libro en el que a partir de su experiencia planteaba conclusiones que pudieran ayudar a los demás. 'La Vida es un regalo', se llamaba.

Comentarios de Facebook