Compartir

Un mal partido del Real Madrid que presa de un ataque conservador de Ancelotti acabó jugando con cinco defensas para aguantar el 0-1. Ese es el comienzo de otro calentón futbolero en las redes sociales que ha provocado que Muñiz', el colegiado,  sea 'trending topic'.

Y la polémica del penalti, que no fue la única, puso el colofón a ese choque que no enseñó nada bueno del Real Madrid. Y es que los locales reclamaron la expulsión de Sergio Ramos tras una acción con Coro: En el minuto 31 el atacante dribla al sevillano y cayó, pero el colegiado decidió no sancionar al futbolista del Real Madrid. Resulta que el interncional tenía ya una tarjeta desde el minuto 8. Sin consultar a su asistente, Muñiz decidió  no amonestar a Ramos en lo que hubiera supuesto su expulsión. Y además Botía veía la cartulina amarilla por protestar al colegiado e instarle a consultar con su asitente.

Una cuestión menor podía resultar el posible penalti de Khedira sobre Damián: En el minuto 57 cuando el defensa del Elche salió trastabillado de una acción y encaró al futbolista del Real Madrid, chocando las rodillas de ambos, pero el colegiado no apreció nada punible. Tampoco. 

Y la guinda a la actuación colegial -y a la bronca monumental de los ilicitanos- fue el penalti pitado a la salida de un córner en el minuto 94. Muñiz decretó pena máxima a favor del Real Madrid en el tiempo de descuento, con empate en el marcador, por un presunto agarrón de Cárlos Sánchez sobre el madridista Pepe. La pregunta puede ser… ¿No fue falta de Pepe? Es solo fútbol.