Compartir

El conjunto rojiblanco escuchó por última vez la tradicional melodía de la mejor competición europea el 8 de diciembre de 2009, en lo que fue una dura despedida al perder por 0-3 con el Oporto portugués, rival también en esta temporada. Desde entonces, la 'Champions' se le resistió, pero no así Europa, con dos títulos de la Europa League, precisamente en aquella última campaña con la elite (2010) y en 2012, y dos Supercopas de Europa en los mismo años.

Aquella última derrota es el último recuerdo de este torneo en la memoria del equipo y la afición rojiblanca, que ahora, como terceros clasificados de la pasada campaña de Liga, reinician otra aventura entre los mejores del fútbol europeo con cinco títulos en tres años, cuatro de ellos continentales: dos Ligas Europas y dos Supercopas.

El estreno llega en un momento extraordinario para el Atlético, que, en mes y medio de competición, ha avanzado hasta la cabeza de la tabla de la Liga, ha demostrado su capacidad para pelear con cualquier rival en cualquier escenario, con su doble empate en la Supercopa de España ante el Barcelona, y apunta a cotas más altas.

El Atlético se prepara ahora para uno de sus grandes retos de esta campaña, que comenzará mañana ante el Zenit. No jugará Diego Costa, que arrastra aún dos encuentros de sanción de la pasada campaña. Su baja será cubierta por Adrián López, titular por primera vez en esta temporada y que formará arriba junto a David Villa.

Esa será una de las novedades de la alineación junto al turco Arda Turan, el brasileño Joao Miranda y Mario Suárez. El primero jugará en una de las bandas, el segundo estará en la línea defensiva con Juanfran Torres, el uruguayo Diego Godín y su compatriota Filipe Luis y el tercero compondrá el medio centro con Gabi Fernández.

Koke Resurrección, en banda, y el belga Thibaut Courtois, en la portería, completan el probable once del Atlético, del que saldrán, además de Diego Costa, el portugués Tiago Mendes, el uruguayo José María Giménez y Raúl García respecto al choque del pasado sábado.

Enfrente estará el Zenit, un asiduo a las fases de grupos de la Liga de Campeones durante los últimos años y que visita el Calderón con una pléyade de internacionales en sus filas, pero sumido en plena crisis de identidad. Los rusos, financiados por el gigante gasístico Gazprom, ya no son aquel equipo que dominaba a placer la Liga rusa y que llegó a alzarse con la Copa de la UEFA en 2007. Ni siquiera el Zenit que alcanzó los octavos de final de la 'Champions' en 2012.

Paradójicamente, el equipo de la antigua capital zarista entró en barrena en 2012 tras desembolsar 100 millones de euros por el brasileño Hulk y el belga Witsel, que militaban entonces en la Liga portuguesa.

Actualmente, tras un comienzo dubitativo, el Zenit ha encadenado una racha de victorias ligueras y ya se ha encaramado hasta la segunda posición de una tabla dominada de nuevo por el CSKA Moscú, campeón de Liga y Copa la pasada temporada.